SESQUILÉ Y GUATAVITA: LOS PUEBLOS DEL PASADO Y UN LEGADO PROMETEDOR

El recorrido era corto pero, a su vez largo. La lluvia amenazaba con dañar el viaje…afortunadamente no soy vulnerable a esta. Al pasar de unos minutos, diría que una media hora, el sol se asomaba entre la multitud de nubes locas por ocultarlo. Este era, el pueblo que buscaba y encontré, poblado de alegría y cordialidad; personas que no tenían cara larga al caminar, al contrario, te sonreían al pasar. Dando un paseo por aquellas calles empedradas, diría que las calles son de los “años sin-cuenta” ¿entiende? Los rasgos, las cicatrices, llevan a imaginar la cantidad de años que estas han acogido al pueblito querido. La noche ya comenzaba a hacer presencia enviando a la vuelta al sol. Las estrellas, pequeñas pero en grupo, se preparaban para el show de luces, iluminando la tierrita tiempo después. Los restaurantes hacían el acto principal, pasaban con nombres “originales” un tanto graciosos. Por supuesto, hubo un ganador: “Mac Tamal” con el título de nombre más original y mayor clientela, tal vez por lo mismo ¿no? Pero… habían muchos Mac’s por doquier, sin embargo, nunca encontré el Mc Donald’s; ¿será que Sesquilé está excluido del sistema capitalista en el que nadamos actualmente? Qué alegría, al menos no tendrán que consumir innecesariamente basura.

Al pasar de las horas acampar parecía una buena idea, bajo el espectáculo estelar, los pinos longevos y la música producida por la naturaleza. Pero había un problema, ¿cómo armar una carpa en la oscuridad y con la poca luz emitida por las pequeñas en el cielo? Un celular con tres por ciento de batería parecía ser la salvación, pero no por mucho tiempo; afortunadamente se logró el objetivo, dormir sobre colchones que se asemejaban lo máximo posible a una noche en mi cuarto, solo faltaban las mesitas de noche, entre chistes decíamos. Una noche llena de emociones y sentimientos es a lo único que me puedo resumir, aún no me permito hablar del tema abiertamente; se lo dejo a libre albedrío, sin embargo, no piense mal, es un hecho del que mucho se puede especular.

Al amanecer, un frío estremecedor, hacía que los huesos y los movimientos fuesen rígidos hasta la mínima acción pero, tenía la mejor vista que había podido desear en años, un despertar junto a alguien que me hace feliz y el poder ver la naturaleza en su esplendor, su punto inicial, dígame usted, ¿qué más se le puede pedir a la vida? Desafortunadamente el hambre hacía crujir el estómago y unas empanadas que la noche anterior habíamos comprado, eran lo único que podía restaurar el ciclo alimenticio. El lugar era tan bello que no pude contener mis ganas de realizar unas tomas, solo imaginarlo es maravilloso, una infinidad de agua, un puentecillo para conectarte con la naturaleza, respirar y sentir el agua correr por tu cuerpo; trescientos sesenta grados de prado verdosos y vivos, a tal punto de hablarte. Bosques de pinos que hacían un contraste perfecto entre lo bello y lo sublime, sobrecogiéndote aún sin sumergirte en ellos. El reloj marcaba la una en punto, el sol volvía a presentarse en la tarima y hacía sentir a su público un calor acogedor con unos rayos de luz que quién sabe dónde contrataría, un poder mayor a un millón de watts, imagínese usted.

Era hora de marcharnos, pero antes había que recoger el circo que habíamos podido armar para sobrevivir en la noche. Una carpa en la cual podía haber dormido mitad del pueblo, pero bueno, en este caso para dos. Al final, pudimos marcharnos sin conflictos, hemos ganado la guerra. Próximo destino: Guatavita, el pueblito marcado por una leyenda.

A eso de las tres de la tarde, nos sentamos a observar lo tradicional y la historia que representa cada pared y establecimiento en el pueblo. Lugares que aún se mantienen en el pasado, teniendo en cuenta que su concepto está en un presente futuro. Bancolombia, un banco sobre cimientos rústicos, en piedra y agrietados por el tiempo que estos llevan allí. Cada rincón contaba una historia, desde el monumento que lleva inscrito una leyenda y lo acompaña una estatua, hasta los sitios en que venden ruanas como pan recién salido del horno. Ruanas de todo tipo, desde las clásicas hasta las contemporáneas, coloridas y esculpidas a la figura humana. Decidimos almorzar en un sitio que en apariencias, parecía brindar la mejor comida del pueblo. Lastimosamente la tardanza hacía del comer un futuro incierto. Corría el tiempo y nada, hasta que por fin, cuarenta minutos después podemos degustar un delicioso pernil agridulce salteado en un sartén lleno de especias y dulzor; el contraste entre la piña y la cebolla hacían de este plato un éxtasis culinario. Acabamos y decidimos que ya es hora de partir hacia la capital, donde téngalo por seguro, nada de esto verá, con suerte encontrará, pero muy escondidos serán.

Sin duda, un viaje que deja mucho a reflexionar, el pasado y la historia hacen parte de todos nosotros, va en nosotros el querer incluirla y poder identificarnos como orígenes y el pueblo que fuimos, somos y seremos. La identidad cultural es nuestra forma de presentarnos ante nuestra comunidad, demostrar nuestras tradiciones, costumbres, pensamientos y comportamientos, son los principales factores que la componen; no perdamos el orgullo por el pasado, por lo que estamos aquí, así como tampoco queremos que en un futuro seamos olvidados, sin huella y legado.

Hasta aquí concluye esta experiencia, me despido con alegría ya que el acto principal, protagonizado por la estrella más grande, finalizó con broche de oro.

Ruego al destino por que sean más travesías como esta, pero por ahora, es tiempo de volver a la realidad, donde lo extraordinario se queda en lo ordinario.

 

Redactado por: Juan David Flórez Osorio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s